De viajes y otras yerbas – Balance del año 2017

Este es un blog de viajes, lo se. Pero no siempre los limites son tan claros… Siempre intentamos colocar los viajes en ese costado mental asociado a lo lucido, lo divertido, lo agradable y a veces la vida nos demuestra a cachetazos que no siempre es así. A veces los viajes son tristes y angustiosos. Y Ahora puedo decirles que esta certificado: porque no me paso una, sino dos veces en mi vida. Hace 10 años atrás, acompañaba a mi madre en un viaje a Italia para una ultima esperanza de vida, buscando una chispita de luz a la que aferrarse.  Y durante el 2016  y 2017 también encontré en otro país, una alternativa medica para mi hijo menor. Y esos lugares siempre estarán en mi corazón, pero por razones distintas al del resto de los turistas. Siempre serán hermosos, pero cargados de una emotividad que derrumba en dos segundos el desparpajo de cualquier turista.

Asi que este año que paso encaré viajes distintos, no solo desde el punto de vista practico y económico por lo  que implica solventar tratamientos médicos en el exterior, sino también por que las energías mermaron a puntos desconocidos y la euforia de los preparativos del  viaje quedaron atrapados detrás del nudo en la garganta.

En este año que pasó la vida no me llevó por los caminos que quise, sino por los que ella decidió. Sin embargo, después de negarme a transitarlos, comprendí que no se puede evitar andar ciertos senderos, pero sí se puede elegir cómo caminar.

En este año que pasó comprendí que no avanzamos en línea recta, que muchas veces retrocedemos, que otras veces nos perdemos pero que siempre estamos yendo hacia donde cada uno debe ir.

En este año que pasó comprendí que todos estamos en el mismo barco, que finalmente todos llegaremos al mismo puerto, pero que cada uno está solo en su búsqueda y que lo que cada uno tiene que hacer ninguno lo podrá hacer por vos.  Y que nuestros compañeros de camino, son lo que nos da fuerzas para seguir.

En este año que pasó comprendí que la única buena forma  de recorrer y disfrutar un camino, es estando en paz. Que por esa misma razón no se puede evitar hacer lo que uno debe hacer; tarde o temprano habrá que encararlo. Comprendí que el tiempo de cada uno es limitado y que la única buena forma de gastarlo es cumpliendo el rol que a cada uno le corresponde.

Este año que pasó no encontré mucho de lo que buscaba, pero el fin de 2017 me encuentra siendo mejor persona que cuando comenzó. Con eso es suficiente para que el balance sea positivo.

Mi parte más mundana podría contarles que viaje a Miami, me escape a Tandil, a Rosario y a Colonia de sacramento y que visite Cordoba una vez mas,  pero seria reducir este post a una lista desalmada de un sencillo blog de viajes… Y muy dentro mio, ahora se que los viajes de este 2017 fueron muchísimo mas que eso.

 

2 thoughts on “De viajes y otras yerbas – Balance del año 2017

Que opinas ? Dejame tu comentario !